Cerrar

Uso de Cookies

https://www.guaguas.com/ utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegabilidad de nuestra página, su acceso y la personalización de nuestros contenidos. Si continúa accediendo a nuestra página, entendemos que nos otorga su consentimiento expreso para su uso. Puede obtener más información sobre las mismas y su configuración en nuestra Política de Cookies.

Noticias

GM invierte 900.000 euros en los tres próximos años en la reparación del carrozado de 36 vehículos para alargar su vida útil en el servicio

GM invierte 900.000 euros en los tres próximos años en la reparación del carrozado de 36 vehículos para alargar su vida útil en el servicio

18/10/2013

Guaguas Municipales (GM) invertirá 864.000 euros durante el periodo 2013-2015 para reparar de manera integral el carrozado de 36 vehículos de la flota, con el objeto de alargar su vida útil en el servicio para los usuarios del transporte público. Esta actuación, incluida en la nueva etapa del Plan de Inversiones de la empresa municipal, que asciende a una suma global de 7,2 millones de euros, pretende prolongar en una horquilla de tiempo de entre tres y cinco años la disponibilidad de los coches.

Durante 2013, ya han sido trasladadas a los talleres 12 guaguas para ‘recarrozar’ su estructura, al tiempo que en los dos próximos años se rehabilitarán otras 24 unidades para completar el ciclo de inversiones hasta 2015. Este programa de reposición, frecuente en las empresas de transporte colectivo, optimiza el funcionamiento del sistema de planificación interno, al mantener vigentes en la flota a vehículos que presentan desperfectos sólo en la estructura que porta la carrocería.

El proceso integral de ‘recarrozado’ de los vehículos, que es como le denominan los técnicos, se desarrolla a lo largo de unas ocho semanas y se ejecuta en distintas fases. En un primer momento, cuando la guagua llega al taller con fallos en su estructura y raspones en su pintura, los mecánicos desmontan cristales, bastidores, soportes, asientos o chapas, entre otros elementos, para apreciar y diagnosticar cuál es el estado del vehículo.

Tras el chequeo inicial, el protocolo de la reparación continúa con el saneamiento de algunas zonas de la estructura, pues el ambiente húmedo habitual en la capital grancanaria acelera el proceso de deterioro. En esta fase de saneamiento, se reparan los pisos que estén desgajados, las piezas o los bastidores, que se sustituyen por placas de acero inoxidable para que perduren a las condiciones climatológicas.

Después de reparar los desperfectos en la estructura, los operarios de mantenimiento acometen los trabajos de pintura de la guagua en las cámaras especializadas de los talleres. Tras el proceso de secado, se vuelven a montar sobre el esqueleto los cristales, rampas y asientos y, en pocos días, los vehículos vuelven a estar disponibles para el servicio.

GM invierte 900.000 euros en los tres próximos años en la reparación del carrozado de 36 vehículos para alargar su vida útil en el servicio